5 errores a evitar con el vino en verano

En plena época estival podemos tener la tentación de cometer pequeños sacrilegios con el vino. Si el mes pasado compartíamos con vosotros 6 consejos para disfrutarlo, hoy os traemos 5 errores frecuentes que debemos evitar con las altas temperaturas del verano:

  • Tomar el vino a una temperatura inadecuada. Las ganas de algo fresco nos pueden llevar a enfriar demasiado el vino y, por contra, la temperatura ambiente puede hacer que éste se caliente más de la cuenta. Un Ribera de Duero se puede servir entre los 16 y los 18 grados, mientras que un Rueda y un rosado de Cigales requieren menos temperatura. Podremos solucionarlo con una cubitera o alguna funda isotérmica, si queremos meter el tinto a la cubitera podremos hacerlo sin miedo sustituyendo el hielo por un poco de agua fría, cuidando que la temperatura no baje demasiado.
  • Mantenerlo demasiado tiempo en la nevera. Ligado al consejo anterior, creemos erróneamente que en el frigorífico se mantendrá mejor, pero piénsalo, si tienes la temperatura a 6 grados ¿crees que es el mejor sitio?
  • Servir el vino en copas heladas, aunque pueda parecer muy refrescante puede hacerle perder propiedades, de igual forma que echar un hielo a la copa de vino puede causarnos una pequeña enemistad con nuestros amigos más enófilos. Si no podemos resistirnos, varias marcas han sacado en los últimos años verdejos y rosados elaborados específicamente para servir con hielo.
  • Conservarlo en sitios poco adecuados. El coche, en la cocina, en la despensa junto a la caldera… son lugares que fácilmente alcanzan temperaturas altas, con lo que el vino se puede estropear sin remedio.
  • Dejar de tomar vino estos meses. Bien servido puede ser una gran opción para aliviar el calor, con las altas temperaturas se suele consumir más verdejo y rosado, pero los tintos pueden ser una estupenda opción.

Suscríbete a Pueblos del Vino