Decora tus Navidades con vino

El vino, la Navidad y la afición a las manualidades hacen muy buena compañía. Si aún tienes a medias la decoración navideña te animamos a no deshacerte de los corchos ni las botellas de vino y probar alguna de estas ideas que te alegrarán estas fechas y sorprenderán a tus invitados por su originalidad.

Árboles de navidad

Puedes hacerlos de corcho de distintos tamaños, en función de los que tengas, varios pequeñitos para colgar en el árbol de Navidad y decorar la mesa o más grandes para colocarlos por casa y rematados con el tipo de lazo o estrella que más te guste.

 

Figuras

Los renos de corcho son adorables, aunque puedes hacer volar tu imaginación y disfrazar el corcho de Papá Noel o, como en la foto, hacer un bonito pesebre.

También para dar luz

La magia de la Navidad se siente a media luz, con la calidez de unas velas o esos puntos de color de la iluminación clásica que podemos combinar con unas botellas de vino reutilizadas como estas.

La decoración navideña no tiene por qué limitarse a lo que nos ofrecen las tiendas, con un poco de imaginación podemos conseguir dar un toque distinto a nuestro hogar y completarlo con el placer del vino. ¡Felices fiestas!

 

 

 

Leer más

Los sentidos en la cata del vino

Muchas veces cuando leemos la nota de cata de un vino vemos términos como el tacto, un sentido que parece no tener mucho que ver, pero que resulta tan relevante como el olfato y el gusto a la hora de disfrutar de una copa.

 

Algunos compuestos químicos que hacen la magia de transformar el mosto en vino dejan sensaciones, no solo en la lengua, sino también en encías o mejillas. Veamos algunas:

 

  • Carbónico: Provoca una sensación de efervescencia y dulzura en la punta de la lengua.
  • Alcohol: Es el responsable de la calidez o de ardor en toda la boca.
  • Astringencia: Cuando sentimos que un vino nos “seca” la boca es a causa de la astringencia. Lo podemos apreciar en la parte central de la boca y en su parte anterior.
  • Cuerpo: Los compuestos y el extracto seco del vino, dan una sensación de aspereza y viscosidad.
  • Tanicidad: Relacionado con la astringencia, provocan sequedad y un cuerpo agradable.

La importancia del tacto viene dada por
que perdura en la boca una vez pasadas las sensaciones del gusto y olfato, algo para pararse a analizar la próxima vez que degustes tu vino preferido.

Leer más

5 errores a desterrar con el vino

Aunque cada vez tenemos mayor y mejor cultura de vino y los disfrutamos con más conocimiento de causa aún persisten en nuestras rutinas a la hora de servir el vino ciertas costumbres que pueden estropearnos el placer.

  1. La temperatura. Eso de los blancos en nevera y los tintos a temperatura ambiente necesita tantos matices como vinos existen. Los tintos suelen servirse ente 12 y 18º, y en esta época del año las casas rondan los 20, son unos grados que pueden marcar la diferencia. Normalmente cuando más joven es un vino más fresco debe consumirse, pero para evitar problemas lo mejor es fijarse en la nota de cata o la propia etiqueta de la botella.
  2. Oler el corcho para saber la calidad de un vino. Lo hemos visto hacer en la televisión y nos lanzamos a repetirlo cuando tenemos ocasión, aunque sin tener ni idea. El corcho no determinan la calidad del vino, los expertos lo huelen para detectar algún defecto en el vino, pero, asumámoslo, no tenemos su olfato.
  3. “Los vinos mejoran con el tiempo”. Dependerá mucho del tipo de vino, un reserva es un gran vino, pero un roble con la misma edad puede haberse echado a perder, porque ha envejecido en botella cuando no está preparado para ello.
  4. “Los blancos, mejor del año”. El paso de los vinos blancos por barrica es una tendencia al alza, por lo que nos encontraremos unos blancos excelentes un poco más “viejos” de lo que estamos acostumbrados.
  5. “Los vinos viejos se deben decantar”. Suele hacerse para que los sedimentos se queden en el decantador, pero si es demasiado viejo la decantación puede terminar por “matarlo”, lo mejor es probarlo antes para saber si necesita o no esa oxigenación.

 

Leer más

Claves para acompañar la comida con vino

Cada vez que preparas una cena o comida en casa surge la duda ¿qué vino pongo? Vas a la tienda, tienes tus vinos preferidos… ¡pero no terminas de dar con las claves para elegir! Por supuesto que eres libre de combinar el vino como quieras, pero corres el riesgo de que ambos sabores se maten entre sí, la clave del maridaje es que estos se complementen para resaltar todo el potencial de ambos. Presta atención:

  • Plantea el menú de forma global, aperitivos, primero, segundo y postre, con la bebida que se vaya a acompañar. No tienes por qué servir el mismo vino durante toda la comida, de hecho, lo aconsejable es ir cambiando con los platos, teniendo en cuenta que conviene empezar por los vinos secos y más ligeros para ir pasando a los dulces o con más cuerpo.
  • Si los aperitivos se basan en quesos debes tener en cuenta si son suaves o fuertes, si sirves mariscos prueba con un rosado o un vino afrutado.
  • Si el primer plato consiste en verduras cocinadas puedes continuar con un rosado o un blanco seco, si se basa en cereales como el arroz o la pasta admite muchas combinaciones en función de la salsa.
  • Para el segundo plato normalmente se pasa ya a los vinos tintos, en especial si se van a servir carnes rojas. Las carnes blancas y el pescado piden vinos blancos o rosados, que tienen menos cuerpo.
  • Si optas por un plato único de cuchara, como un cocido, apuesta por un tinto crianza o reserva, es un acierto seguro.
  • Hay alimentos que tienen muy mala combinación con el vino, es el caso de las alcachofas, las espinacas, el cacao y los ahumados. Su sabor o la forma de cocinarlos interfieren con el sabor del vino, haciendo que no resulte agradable su mezcla.

Como apuntábamos al principio puedes adaptar estos consejos a tus gustos particulares y siempre, siempre, bebe con moderación, es la única forma de disfrutar el vino.

Leer más

Razones para hacer enoturismo este otoño

Sabemos que gracias a la temperatura constante de las bodegas cualquier época del año es buena para adentrarse en el mundo del enoturismo, pero hacerlo en otoño supone entrar por la puerta grande, te damos las razones para meter la chaqueta en la maleta y compartir un fin de semana con nuestras rutas.

 

  • Es la época de mayor actividad en bodegas y viñedos. En estas semanas se vendimia, se prensa, se trasiega… y muchas más labores que conlleva el vino y deben hacerse con el máximo cuidado para sacar el mejor producto de la uva. En pocos días se concentra mucha gente con mucho saber hacer, mucha dedicación y muchas esperanzas puestas en cada cosecha. Merece la pena dejarse llevar por sus historias y el conocimiento una tradición tan arraigada en nuestra cultura.
  • ¡El mosto!El zumo de uva recién prensado es un manjar que muy pocos pueden disfrutar, si te ofrecen no lo rechaces. Igual que las uvas recién vendimiadas, si puedes prueba las distintas variedades de uva y los correspondientes vinos.
  • Las actividades complementarias. En esta estación el cuerpo pide desempolvar las botas de montaña y hacer un poco de senderismo o, como te proponemos en la ruta de octubre, conocer la fauna que rodea al viñedo.
  • ¡Es puro romanticismo! No lo decimos nosotros, lo dice el cine, la literatura y hasta la música. El otoño pide buscar el calor de una buena conversación y una copa de vino.
  • Para terminar, aunque no lo menos importante, el color, podrás disfrutarlo en mayúsculas con los viñedos cambiando de tonalidad y la luz especial que nos regala esta estación. Los filtros de las redes sociales no te harán falta, el otoño y la vendimia tienen su propio tono.

Leer más

Consejos para hacer enoturismo

Con la llegada de la vendimia muchos nos planteamos una escapada de enoturismo para conocer de primera mano los secretos del vino y aprender a disfrutarlo mejor. ¡Sácale todo el partido a la experiencia con nuestros consejos!

  • Elige bien el alojamiento. Piensa el plan que te apetece, si quieres desconectar y tranquilidad tienes hoteles maravillosos cerca de los viñedos, pero si te encanta el bullicio y quieres aprovechar para tomar unos pinchos necesitas uno más urbano.
  • Sé curioso, pregunta, huele, toca (si puedes). El vino y todo su proceso son una experiencia para todos los sentidos, dales gusto a todos. Observa el tipo de suelo, la variedad de la uva, huele las barricas, la humedad de las bodegas… Prueba la uva, apriétala y mánchate los dedos.
  • Elige una ropa cómoda, ¡no querrás perderte la ocasión de caminar entre los viñedos por no estropear los zapatos! Recuerda también que en las bodegas la temperatura es fresca, aunque haga calor en la calle procura llevar chaqueta.
    • Evita los perfumes, pueden interferir en tu sentido del olfato ¡y el de tus acompañantes!
    • Cata, saborea… y vuelve a preguntar. Sacia tu curiosidad y aprende a apreciar el vino con los expertos.
    • No olvides la cámara de fotos. Visitarás paisajes preciosos y descubrirás bajo la tierra tesoros que no sabías que existían, merece la pena inmortalizar esos momentos.

Aprovecha para conocer la gastronomía local. Tanto si eres de platos tradicionales como si prefieres la cocina más moderna encontrarás
la mejor forma de acompañar el vino.

  • Si bebes no conduzcas, por eso con nuestras rutas de enoturismo solo tienes que preocuparte de subir al autobús y disfrutar del fin de semana que hemos preparado para ti.

Leer más

Cata para iniciados

Por fin te has decidido, tienes tu plaza reservada para nuestra próxima ruta, pero te has parado a pensarlo y lo poco que sabes de vinos es que… vienen de la uva. No es un mal comienzo, pero igual te viene bien tomar nota de estos consejos para disfrutar de los vinos casi como un experto.

  • Conoce las distintas variedades de vino. Tempranillo no es que sea un vino “madrugador” es un tipo de uva. Muchas veces el vino recibe el nombre de la variedad de uva que utiliza, por lo que no está de más que conozcas las variedades cabernet sauvignon, merlot, garnacha, mencía, verdejo o albillo, entre otras muchas.
  • Controla un diccionario básico, si un vino es astringente será áspero al paladar, los vinos secos son poco dulces. Si lees la nota de cata de un vino irás comprendiendo e identificando más términos que te ayudarán a expresar mejor los sabores que percibas con la cata.
  • Deja que el vino se oxigene. Después de sacar el corcho conviene que el vino se oxigene y en los que han pasado mucho tiempo en botella podemos necesitar un decantador.
  • Sirve el vino hasta un tercio de la copa disfrutar de los aromas sin derramarlo.
  • A la hora de la cata retenlo en la boca un momento antes de tragarlo y espera un poco antes de probar el siguiente para valorar el postgusto.
  • Si vas a degustar varios vinos empieza siempre por el más suave, sigue con un vino potente y termina con vinos dulces. Así no se taparán los sabores.
  • Sujeta la copa de vino por la base, no por la copa, para no alterar la temperatura.

Con estos consejos podrás comprender un poco más en tu próxima experiencia enológica pero no olvides lo más importante, el vino sólo se disfruta con moderación.

Leer más

Esquiva al verano en las bodegas

Valladolid tiene fama de extremos en cuanto al tiempo, pero lo que muchos no saben es el secreto que oculta bajo la tierra. Tras una puerta de madera, con una llave que pesa más que tu teléfono, te esperan unas escaleras estrechas que parecen bajar hasta el centro de la tierra.

Y en el último escalón lo descubres, un pequeño remanso de paz, de silencio, tradición y mimo al proceso de la uva. El que haya visitado alguna bodega subterránea sabe de lo que hablamos. La magia que desprende cautiva a propios y extraños. Y la temperatura fresca y constante permite a los vinos madurar y evolucionar.

Si aún no has vivido la experiencia te proponemos un plan único para descubrir tu esencia de vino y saber si eres Roble, Crianza, Reserva, Pago o de autor. Pide información en la web o ve a la agencia de viajes para reservar una escapada el primer fin de semana de junio.

 

Leer más

El Concurso Mundial de Bruselas reconoce la calidad de los vinos de las DO Ribera de Duero, Rueda y Cigales

Que Valladolid es tierra de vinos no es ningún secreto, como tampoco lo es su calidad, pero que un certamen internacional como el Concurso Mundial de Bruselas deje más de un centenar de medallas en las denominaciones de origen de la provincia es un reconocimiento de agradecer, porque apoya la labor y el trabajo bien hecho de muchas personas.

Los más de 300 catadores que participaron en la última edición, celebrada en Valladolid el pasado mayo, respaldaron con sus valoraciones el auge de una tradición que nos viene de antiguo. Obtuvieron la Gran Medalla de Oro, el máximo galardón,  Yllera Verdejo Vendimia Nocturna 2016 (Rueda), Alfredo Santamaría 2013 y Lezcano – Lacalle 2012  (Cigales), Arzuaga Reserva Especial 2011 y Cardela 2014 (Ribera de Duero), premios a los que debemos sumar en la Denominación de Origen Rueda 13 medallas de oro y 16 de plata, en Cigales 8 medallas de oro y 3 de medallas de plata; y en Ribera de Duero 31 medallas de oro y 52 de plata.

Vinos de siempre y nuevas apuestas, con variedad para todo tipo de paladares que auguran buen futuro al sector vitivinícola de la región y aseguran una experiencia  para los amantes de la enología. Experiencias que no se quedan en el disfrute de una copa de vino, sino que abarcan todo el proceso de la uva y la producción del vino, que harán las delicias de los enamorados del enoturismo. Valladolid fue capital mundial del vino por unos días, pero los viñedos que pueblan su provincia aún tienen mucho que decir.

 

Leer más

Pueblos del vino, provincia de Valladolid, enoturismo, Luis da Silva Costa.

Viaje por los sentidos

Queremos proponerte un viaje para los sentidos, para no pensar y dejarse llevar poPueblos del vino, provincia de Valladolid, enoturismo, Luis da Silva Costa.r el tacto, la vista, el oído, el olfato y el gusto, no puede faltar el gusto. El viernes llegas a tu hotel, te olvidas del coche, te acomodas, descansas de la semana y al día siguiente un autobús te recoge para dejar que el olor en el Museo del Vino de Peñafiel te embargue y te lleve a la siguiente parada, una bodega de Ribera de Duero y una degustación de sus vinos.

No termina aquí el festín para el gusto, y es que un restaurante de la zona te espera con un menú típico. No olvidamos el oído, con el zumbido de una colmena en plena actividad, donde conocerás como trabajan las abejas para elaborar la miel, su más preciado manjar.

La vista a una bodega de la Ruta del Vino de Cigales y la degustación de sus vinos marca el final de la jornada, el autobús te dejará en el punto de recogida y tu hotel te espera con todas las comodidades para que te relajes un poquito más.

La jornada del domingo empieza con un deleite para la vista, el autobús no viaja en el tiempo, pero te lleva a la época romana, al Museo de la Villas Romanas de Almenara Adaja- Puras y continúa en el siglo XV con la visita guiada a la Villa de las Ferias de Medina del Campo. Volvemos al siglo XX para darnos un último gustazo, la visita a una bodega de la Ruta del Vino de Rueda para degustar el verdejo y un menú típico en un restaurante de la zona.

¿Te apuntas? Lo tienes fácil, habla con tu agencia de viajes o rellena nuestro formulario de contacto. Tus sentidos te esperan.

Leer más

Suscríbete a Pueblos del Vino