Consejos para hacer enoturismo

Con la llegada de la vendimia muchos nos planteamos una escapada de enoturismo para conocer de primera mano los secretos del vino y aprender a disfrutarlo mejor. ¡Sácale todo el partido a la experiencia con nuestros consejos!

  • Elige bien el alojamiento. Piensa el plan que te apetece, si quieres desconectar y tranquilidad tienes hoteles maravillosos cerca de los viñedos, pero si te encanta el bullicio y quieres aprovechar para tomar unos pinchos necesitas uno más urbano.
  • Sé curioso, pregunta, huele, toca (si puedes). El vino y todo su proceso son una experiencia para todos los sentidos, dales gusto a todos. Observa el tipo de suelo, la variedad de la uva, huele las barricas, la humedad de las bodegas… Prueba la uva, apriétala y mánchate los dedos.
  • Elige una ropa cómoda, ¡no querrás perderte la ocasión de caminar entre los viñedos por no estropear los zapatos! Recuerda también que en las bodegas la temperatura es fresca, aunque haga calor en la calle procura llevar chaqueta.
    • Evita los perfumes, pueden interferir en tu sentido del olfato ¡y el de tus acompañantes!
    • Cata, saborea… y vuelve a preguntar. Sacia tu curiosidad y aprende a apreciar el vino con los expertos.
    • No olvides la cámara de fotos. Visitarás paisajes preciosos y descubrirás bajo la tierra tesoros que no sabías que existían, merece la pena inmortalizar esos momentos.

Aprovecha para conocer la gastronomía local. Tanto si eres de platos tradicionales como si prefieres la cocina más moderna encontrarás
la mejor forma de acompañar el vino.

  • Si bebes no conduzcas, por eso con nuestras rutas de enoturismo solo tienes que preocuparte de subir al autobús y disfrutar del fin de semana que hemos preparado para ti.

Leer más

Consigue unas fotos de vino ¡perfectas!

Las fotos de comida no tienen ningún misterio para ti. Tu teléfono y tu hacéis grandes retratos de hamburguesas, panes, pinchos y todo lo que se os ponga delante del objetivo, pero tienes un gran reto pendiente, inmortalizar la bebida que les acompaña.

Fotografiar una copa o una botella de vino no es sencillo, el gran aliado del vino, el cristal, es un amigo complicado para las fotos, y es que los reflejos que producen o el cambio de tonalidad pueden desvirtuar la gama de colores original de la que estamos disfrutando. Nada insalvable para ti, con amplia experiencia foodie  y que solo necesitas cuatro consejos para conseguir esas ansiadas imágenes:

  • Intenta usar luz natural, todos sabemos que el flash no es buen amigo del cristal, por lo que es mejor utilizar la luz ambiente que hacer una foto de un fogonazo. Intenta disfrutar tu copa de vino junto a una ventana o al aire libre, siempre será más entretenido ver mientas tanto la vida pasar.
  • Juega con el encuadre, no tiene por qué salir la botella ni la copa entera. Prueba a levantarte, cambiar la perspectiva y tomar tus instantáneas desde otro ángulo ¿se aprecia toda la tonalidad del vino desde arriba? ¿Quieres resaltar el contraste con la luz con una foto desde el fondo? Arriesga un poco.
  • Huye de los filtros. Lo ideal es que se vea el tono real del vino, si le añades un filtro lo estás enmascarando y generando confusión.
  • ¡Aprovecha los complementos! Un mantel bonito, la madera de la mesa, ese rico aperitivo que aún no has probado… están dentro de la escena, utilízalos y capta el momento algunos de sus detalles.

Y aunque no haga falta decirlo, disfruta del momento, con la copa, con la foto… si tienes compañía ten en cuenta que igual no le hace gracia compartir tu atención con la imagen, mejor guarda tu teléfono y déjalo para otra ocasión.

Leer más

6 consejos para disfrutar del vino

Disfrutar de un buen vino es posible sin necesidad de convertirte en un experto sumiller. Lo importante es saber escoger uno que se adapte a nuestros gustos y conservarlo bien, sin olvidar consumirlo con la mejor compañía. Te damos 6 consejos a tener en cuenta:

  • Déjate asesorar. Escoger un buen vino no siempre es tarea fácil. La gran variedad de bodegas y distintos vinos de cada una pueden abrumar a los no entendidos, para que nos hagamos a la idea solo en la provincia de Valladolid la DO Ribera de Duero cuenta con 112 bodegas, DO Rueda con 66 y DO Cigales con 34. En las tiendas especializadas o en los restaurantes te pueden asesorar y aprovecha para comentar si tienes alguna preferencia como que sean más suaves, con más cuerpo, secos o dulces.
  • Intenta conocer las diferencias entre los vinos de roble, crianza, reserva o gran reserva. Se refiere al tiempo que el vino ha estado en barrica y es un factor importante tanto en el sabor como en el precio. Los vinos de roble son los que han estado entre 3 y 6 meses en barrica, son vinos muy versátiles que ofrece una buena relación calidad precio. El crianza se comercializan en su tercer año de vida, tras pasar por lo menos, un año en barrica. A partir de ahí envejece en botella. Por su parte el reserva ha envejecido al menos tres años y, por último el gran reserva se limita a las cosechas excepcionales y envejece al menos dos años en barrica y dos en botella. Cada variedad aporta distintos sabores y percepciones que conviene distinguir.
  • No tardes mucho en consumirlo. Normalmente en cada no tenemos sitios adecuados para almacenar el vino, por lo que si no podemos mantener las condiciones de temperatura estable que requiere una botella es mejor comprar para ir consumiendo.
  • Elige una copa apropiada. No se trata de un capricho o algo estético, la copa debe ser generosa y con una boca amplia para que el vino pueda airearse.
  • Escoge un buen maridaje. Es aconsejable leer la nota de cata del vino elegido, ya que esta nos informa sobre qué alimentos maridan mejor.
  • Busca la mejor compañía, porque lo más importante es disfrutar de ese momento y compartirlo.

Leer más

Pueblos del vino, provincia de Valladolid, enoturismo, Luis da Silva Costa.

Viaje por los sentidos

Queremos proponerte un viaje para los sentidos, para no pensar y dejarse llevar poPueblos del vino, provincia de Valladolid, enoturismo, Luis da Silva Costa.r el tacto, la vista, el oído, el olfato y el gusto, no puede faltar el gusto. El viernes llegas a tu hotel, te olvidas del coche, te acomodas, descansas de la semana y al día siguiente un autobús te recoge para dejar que el olor en el Museo del Vino de Peñafiel te embargue y te lleve a la siguiente parada, una bodega de Ribera de Duero y una degustación de sus vinos.

No termina aquí el festín para el gusto, y es que un restaurante de la zona te espera con un menú típico. No olvidamos el oído, con el zumbido de una colmena en plena actividad, donde conocerás como trabajan las abejas para elaborar la miel, su más preciado manjar.

La vista a una bodega de la Ruta del Vino de Cigales y la degustación de sus vinos marca el final de la jornada, el autobús te dejará en el punto de recogida y tu hotel te espera con todas las comodidades para que te relajes un poquito más.

La jornada del domingo empieza con un deleite para la vista, el autobús no viaja en el tiempo, pero te lleva a la época romana, al Museo de la Villas Romanas de Almenara Adaja- Puras y continúa en el siglo XV con la visita guiada a la Villa de las Ferias de Medina del Campo. Volvemos al siglo XX para darnos un último gustazo, la visita a una bodega de la Ruta del Vino de Rueda para degustar el verdejo y un menú típico en un restaurante de la zona.

¿Te apuntas? Lo tienes fácil, habla con tu agencia de viajes o rellena nuestro formulario de contacto. Tus sentidos te esperan.

Leer más

Pueblos del vino, provincia de Valladolid, enoturismo, Amable González.

El mejor regalo para Mamá es dejarse llevar

Pueblos del vino, provincia de Valladolid, enoturismo, Amable González.

 

Siempre lo tiene todo a punto, se preocupa por todo y por todos, ¡es horade regalarle un poco de descanso! Los paquetes de enoturismo de Valladolid
Esencia de Vino son el regalo perfecto para ella.

 

Un fin de semana descubriendo las Denominaciones de Origen de Cigales, Ribera de Duero y Rueda, aprovechando para conocer los vinos y los paisajes de la provincia y disfrutar de experiencias únicas como conocer el proceso de elaboración de la miel y la actividad de las abejas en la colmena.

Elige la esencia que la caracterice y del 12 al 14 de mayo no tendrá que preocuparse nada. El sábado podrá conocer el Museo Provincial del Vino y el Castillo de Peñafiel, además de una bodega de la Ribera de Duero. Después de almorzar en un restaurante de la zona podrá descubrir un gran espectáculo de la naturaleza, la actividad de las abejas en una colmena y para cerrar el día una degustación de vinos rosados en una Bodega de Cigales.

El domingo podrá hacer un viaje al pasado con la visita al Museo de las Villas Romanas de Almenara Adaja –Puras y la visita guiada a la Villa de Ferias: Medina del Campo. No podía faltar la visita a una Bodega de la Ruta del Vino de Rueda para degustar el verdejo y, para terminar, un menú típico en un restaurante de la zona.

Regala enoturismo y un fin de semana sin estar pendientes de reservas, aparcar el coche o elegir el mejor restaurante, sólo dejándose llevar.

Leer más

Descubre la primavera en Valladolid

La provincia de Valladolid se llena de color en primavera. Al amarillo verdoso de los blancos de Rueda, el rosado de sus Cigales y los distintos rojos de la Ribera de Duero se suma en esta estación el espectacular verde de los campos de trigo y cebada.Del 7 al 9 de abril tienes una oportunidad para disfrutarlo con la ruta de enoturismo que te proponemos. Encuentra tu esencia en nuestras rutas: Roble, Crianza, Reserva, Pagos o de Autor y vive una experiencia única con visitas a bodegas en nuestras denominaciones de origen, acompañado además de un acercamiento a la cultura y gastronomía. Una inmersión en la época romana, degustaciones de vino y otros manjares, conocer un poco más de la historia del vino y la provincia y ¡hasta mancharse las manos de harina!

Pueblos del vino, provincia de Valladolid, enoturismo, Bodegas Prado Rey, Rosa Bescós.

El recorrido comienza el sábado 8 con el Museo de las Villas Romanas de Almenara Adaja – Puras, la visita a una bodega de Rueda y una degustación de Verdejo para continuar con un taller de repostería típica en Matapozuelos. Tras la comida en un restaurante de la zona la jornada continúa con la visita a una bodega de Cigales y degustación de Rosados para terminar con la visita al Monasterio Cisterciense de Santa María de Palazuelos.

La jornada del domingo arranca con la visita al Museo Provincial del Vino y el Castillo de Peñafiel y continúa en una bodega de Ribera de Duero con una degustación de tintos para terminar con un menú típico en uno de los restaurantes de la zona.

 

Un plan que puedes reservar ya mismo para disfrutar por tu cuenta, con tu pareja o en grupo de amigos. En Valladolid somos 100% vino y queremos compartirlo contigo.


Viernes 7 de abril

Llegada a los alojamientos

Sábado 8 de abril

Visita del Museo de las Villas Romanas de Almenara Adaja- Puras

Visita a una Bodega de la Ruta del Vino de Rueda y desgustación de Verdejo

Taller de repostería típica en Matapozuelos

Almuerzo en un restaurante de la zona

Visita a una Bodega de la Ruta del Vino Cigales y degustación de Rosados.

Visita al Monasterio Cisterciense de Santa María de Palazuelos

Domingo 9 de abril

Visita al Museo Provincial del Vino y Castillo de Peñafiel.

Visita a una Bodega de la Ruta del Vino Ribera de Duero y degustación de Tinto

Almuerzo. Menú típico en un restaurante de la zona.

Leer más

Vinos sobre ruedas

Aunque en nuestro país han vivido en los últimos años un auge descomunal, el origen de los food trucks, estas camionetas preparadas para cocinar y que pueden ofrecernos comida en cualquier momento y lugar, está mucho más lejano en el tiempo. Para encontrarlo nos tendríamos que ir a mediados del siglo XIX, y a Texas, en concreto, donde los vaqueros que cuidaban a sus reses debían desplazarse en un territorio gigantesco que les obligaba a pasar grandes temporadas en zonas aisladas y con difícil acceso. La solución para alimentar a sus desperdigados trabajadores la encontró un ganadero, que habilitó un viejo vagón de tren para que cocinaran en él y pudieran guardar en él alimentos en conserva. Años después el invento se extendería a las grandes ciudades norteamericanas que crecían en aquellos momentos y en las que se apiñaban ejércitos de trabajadores.

Las cosas han cambiado mucho desde entonces. En los últimos años, los food trucks han vuelto a despegar. Los hemos visto en el cine y en programas de televisión que nos han enseñado el trabajo de los chefs para sacar todo el máximo partido a su reducidísimo espacio de trabajo. Y se han convertido en pequeños y móviles espacios en los que disfrutar de verdaderos manjares, cocina ‘gourmet’ que atrae cada vez más a más gente dispuesta a acercarse a la gastronomía de manera diferente.

Ya en 2015, la primera edición del Valladolid Food Truck Festival convirtió la capital vallisoletana en capital de este emergente negocio. Para la segunda edición, que ya se anuncia para dentro de unos meses, lanzamos una idea que ya hemos visto en México y que no puede tener mejor réplica que en Valladolid, tierra donde el vino forma parte de su misma esencia. El Food Truck & Wine Music Fest, que se celebró en el país azteca hace unos meses, proponía mezclar el componente gastronómico propio de estos espacios rodantes con los mejores caldos de la región en un maridaje perfecto para los asistentes. Valladolid, donde conviven hasta cinco denominaciones de origen diferentes con vinos bien distintos, sería, sin duda, un gran enclave para una experiencia de esta naturaleza. Mientras eso llega, podemos por supuesto disfrutar, sin food trucks de por medio, de todo el vino y todos los tesoros que esta provincia nos puede ofrecer.

Leer más

Errores y dudas en torno al vino

Abrir una botella de vino, llenar una copa y saborear su contenido no parece tener, a priori, ninguna dificultad especial. Pero la realidad es bien diferente, y el del vino es uno de esos ámbitos en los que surgen dudas a cada paso que damos. En este mundo, la teoría parece sencilla pero a la hora de aplicar la práctica son muchos los que dudan y confunden conceptos que leyeron o escucharon en algún momento.

Hoy repasamos algunas de esas ideas confusas, leyendas y errores que muchos aún tienen en la cabeza. El objetivo, que sepamos disfrutar todavía más cuando nos acerquemos el vino a los labios. Aquí van algunas de esas creencias equivocadas y de acciones erróneas que realizamos con una copa entre las manos:

Los vinos más viejos y más caros son siempre mejores.
Si nos atenemos al dicho de que ‘el vino mejora con la edad’ podríamos convenir que esta afirmación es cierta. Pero ni guardar una botella durante años en nuestra casa nos ofrece garantías de calidad (sobre todo si no la guardamos en condiciones óptimas) ni nos será demasiado complicado encontrar fantásticos caldos jóvenes a un precio inmejorable.

El vino tinto para las carnes; el blanco, para los pescados
El maridaje es todo un arte, y aunque puede ser cierto que ciertos vinos encajen más con determinados productos, lo más importante es que la bebida no anule el sabor de la comida. Y viceversa, claro.

Tenemos que oxigenar el vino antes de disfrutar de él
Aunque es algo que solemos hacer, lo cierto es que abrir la botella unos minutos antes logra un efecto mínimo en eso de ‘oxigenar’. La decantación es casi siempre una opción más eficaz. Y, a la hora de beberlo, agitar la copa potenciará los aromas que libera. Con unos leves movimientos nos bastará.

El hielo nos puede servir cuando no está todo lo fresco que queremos
El vino tiene una temperatura de consumo idóneo, que suele moverse entre los 17 y 19 grados si hablamos de tinto y los 9 y 12 en el caso de los blancos. Conviene conservarlos en lugares que nos procuren esa temperatura de manera natural. Recurrir al hielo o, en el otro extremo, al radiador, no es una buena idea.

Empujar el cocho puede ser la solución cuando se nos rompe al abrirlo
A todos nos ha pasado y, en función de su estado, es casi inevitable que se rompa. Pero, aunque lo fácil sea empujarlo y dejar que la abertura libre, debemos hacer de esta la última opción.

Mezclar el vino de dos botellas diferentes
La ecuación parece sencilla. El contenido de una botella de una referencia determinada de un año concreto y el contenido de otra botella exactamente igual será idéntico. Pero no. Las mezclas, en este caso, no son bienvenidas.

Donde no tenemos ninguna duda y no existe posibilidad de error es a la hora de calificar a Valladolid como un santuario para el vino y una provincia donde este producto se vive y se siente de manera especial. La Ribera del Duero, Cigales, Rueda… Nombres que nos remiten a grandes bodegas y a fantásticos vinos y que comparten, cada uno desde su denominación de origen correspondiente, espacio en la provincia vallisoletana.

Si aún no habéis pasado por esos rincones no lo penséis más. Valladolid os espera.

Leer más

Pan y vino para andar el camino

El pan es un alimento que acompaña, que nos ayuda a untar las salsas, a hacernos bocadillos como cuando éramos niños, a hacer tostadas para desayunar… Además es una fuente de vitamina B, magnesio, fibra fósforo e hidratos de carbono que nos aportan la energía suficiente para empezar bien el día. Está hecho de cereal, en la base de nuestra pirámide alimenticia.

Aunque no lo creas, este producto tan simple tiene hasta docenas de formas diferentes de cocinarse y comercializarse. Para todos los gustos, costumbres y edades. Os decimos unas cuantas.

Para no complicarse…

Pan en cazuela. Es fácil y rápido de hacer. Queda blandito, perfecto para una rebanada de paté o un bocadillo de Nocilla. Receta: 300 gramos de harina de fuerza, 175 de agua templada, 5 gramos de levadura seca de panadero o 15 gramos de levadura fresca de panadero, 20 gramos de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharadita de sal, un poco más de aceite de oliva virgen extra y harina.

Pan multiusos. Una masa que se hace para preparar pan, pizzas, empanadas o todo lo que imagines con masa salada. Su fácil elaboración y conservación nos permite tenerla en el frigorífico durante dos semanas, lista para cualquier horneado. Receta: 700 gramos de harina, 450 gramos de agua templada, 10 gramos de levadura seca de panadero (ó 20 gramos de levadura fresca) y 10 ramos de sal.

Pan de pita. No necesita masa madre y no necesitas recurrir al de los supermercados. Receta: 500 gramos de harina para hacer pan, 250 miligramos de agua templada, 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharadita de sal, 1 cucharadita de azúcar y 25 gramos de levadura fresca de panadero.

Para los más dulces…

Panecillos en forma de bollito casero. Se hacen con queso fresco batido y 2 ó 3 cucharadas de azúcar. Además, si quieres puedes decorarlo por encima con azúcar cande. Se puede rellenar con mermelada o echarla una vez hecho si lo partes por la mitad, a gusto del consumidor. 300 gramos de harina, 150 gramos de queso quark o queso fresco batido, 1 huevo, 6 cucharadas de aceite de girasol, 2 ó 3 cucharadas de azúcar, 1 pizca de sal, 1 sobre de levadura, 4 ó 5 cucharadas de leche y, para decorar, azúcar glass.

Pan de molde a dos colores. Para conseguir el pan perfecto para los más peques, debes  dividir la masa en dos y a una de ellas le añades cacao en polvo y azúcar glass. Al unirlas quedar un pan bicolor delicioso. Receta: 300 gramos de harina, 190 gramos de agua, 4 gramos de levadura instantánea, 5 tramos de sal, 12 gramos de mantequilla, 6 gramos de leche en polvo, 9 gramos de azúcar, 12 gramos de cacao en polvo y 5 gramos de azúcar glass.

Pan de leche. Es un pan esponjoso que se hace con leche, aceite, azúcar, vainilla líquida, una pizca de sal y levadura. Queda suave y esponjoso, ideal para los niños que están comenzando a comer alimentos sólidos. Receta: 125 gramos de leche, 50 gramos azúcar, 25 gramos de aceite de oliva virgen extra, 1 huevo, 1 cucharadita de vainilla liquida, 15 gramos de levadura fresca, 300 gramos de harina de fuerza y una pizca de sal.

Para los más niñeros…

Panositos. Panes con forma de osos que puede resultar una actividad muy divertida para hacer con hijos, sobrinos, etc. Haced una masa multiusos y jugad con los pequeñajos como si fuera plastilina para modelar muñecos o formas singulares que le darán un toque personal a su merienda. Receta: 300 gramos de harina de fuerza, 1 sobre de levadura de panadería seca (son unos 5 gramos), 1 cucharada sopera de azúcar, 1 cucharadita (de café) de sal, 40 gramos de mantequilla o margarina a temperatura ambiente, 1 huevo, 175 miligramos de leche a temperatura ambiente.

Tortuguitas. Se hacen de igual forma, pero puedes rellenarlo con cacao o mermelada desde un lateral o desde la parte inferior del “cascarón” con una boquilla de rellenar. En caso de no disponer de una de estas ‘jeringuillas’, es más fácil abrirlo entero en forma de bocadillo. Receta: 500 gramos de harina de fuerza, 10 gramos de sal, 250 gramos de leche, 50 gramos de agua, 30 gramos de miel suave, 30 gramos de levadura y 15 gramos de aceite de oliva virgen.

 Para los más consistentes…

Pan relleno.  Deber hacerse primeramente la receta de la masa de pan (250 gramos de leche, 50 gramos de mantequilla sin sal, 50 gramos de azúcar, 25 gramos de levadura,  500 gramos de harina de fuerza y una cucharadita de sal). Luego puedes rellenarlo con pasas, jamón cocido y aceitunas, por ejemplo. Antes de introducirlo en el horno debes rociarlo con huevo batido para que se dore.

¿A que algunas de las recetas te han sorprendido? Si quieres saber cómo hacer otro tipo de panes, puedes verlo en páginas especializadas como PequerecetasEl gato goloso o Cookpad.

Leer más

Días de setas (y vino)

Para muchos, el otoño es sinónimo de salidas al campo para disfrutar con una actividad entre lo ocioso y -sobre todo- lo gastronómico. Los aficionados a las setas encuentran durante estas semanas motivos de satisfacción buscando unas diminutas pero exquisitas piezas que protagonizan guisos durante estos días en los que el frío comienza a ser ya una constante. En Valladolid, en el centro de la región con mayor riqueza micológica de nuestro país, no faltan lugares en los que lanzarse, cesta en ristre, a la caza de estos sabrosos y esquivos manjares.

Durante estas semanas también proliferan jornadas gastronómicas consagradas a este alimento en las que es posible disfrutar de una enorme cantidad de elaboraciones y maridarlas con los vinos que nos ofrece esta tierra.

Setas

Estos días, por ejemplo, aún es posible gozar de iniciativas como Busca Setas, unas jornadas gastronómicas con perspectiva regional que encuentran su debida representación en Valladolid a través de una treintena de establecimientos que, tanto en la capital como en el resto de la provincia, participan ofreciendo platos elaborados con setas.

Localidades como Portillo cuentan con sus propias jornadas, -con salida al pinar incluida para buscarlas- dedicadas a ellas.

Degustar un buen plato, regarlo con un vino de nuestras denominaciones de origen, disfrutar de una comida única, es, en todo caso, la última y satisfactoria parada que nos brinda un producto que se convierte en la joya de la cocina en otoño. Antes de ello, además, nos invita a salir de casa y recorrer parajes de nuestra provincia que va cambiando sus colores durante estas semanas y que nos ofrece un espectáculo mágico.

Leer más

Suscríbete a Pueblos del Vino