Consigue unas fotos de vino ¡perfectas!

Las fotos de comida no tienen ningún misterio para ti. Tu teléfono y tu hacéis grandes retratos de hamburguesas, panes, pinchos y todo lo que se os ponga delante del objetivo, pero tienes un gran reto pendiente, inmortalizar la bebida que les acompaña.

Fotografiar una copa o una botella de vino no es sencillo, el gran aliado del vino, el cristal, es un amigo complicado para las fotos, y es que los reflejos que producen o el cambio de tonalidad pueden desvirtuar la gama de colores original de la que estamos disfrutando. Nada insalvable para ti, con amplia experiencia foodie  y que solo necesitas cuatro consejos para conseguir esas ansiadas imágenes:

  • Intenta usar luz natural, todos sabemos que el flash no es buen amigo del cristal, por lo que es mejor utilizar la luz ambiente que hacer una foto de un fogonazo. Intenta disfrutar tu copa de vino junto a una ventana o al aire libre, siempre será más entretenido ver mientas tanto la vida pasar.
  • Juega con el encuadre, no tiene por qué salir la botella ni la copa entera. Prueba a levantarte, cambiar la perspectiva y tomar tus instantáneas desde otro ángulo ¿se aprecia toda la tonalidad del vino desde arriba? ¿Quieres resaltar el contraste con la luz con una foto desde el fondo? Arriesga un poco.
  • Huye de los filtros. Lo ideal es que se vea el tono real del vino, si le añades un filtro lo estás enmascarando y generando confusión.
  • ¡Aprovecha los complementos! Un mantel bonito, la madera de la mesa, ese rico aperitivo que aún no has probado… están dentro de la escena, utilízalos y capta el momento algunos de sus detalles.

Y aunque no haga falta decirlo, disfruta del momento, con la copa, con la foto… si tienes compañía ten en cuenta que igual no le hace gracia compartir tu atención con la imagen, mejor guarda tu teléfono y déjalo para otra ocasión.

Suscríbete a Pueblos del Vino