El Concurso Mundial de Bruselas reconoce la calidad de los vinos de las DO Ribera de Duero, Rueda y Cigales

Que Valladolid es tierra de vinos no es ningún secreto, como tampoco lo es su calidad, pero que un certamen internacional como el Concurso Mundial de Bruselas deje más de un centenar de medallas en las denominaciones de origen de la provincia es un reconocimiento de agradecer, porque apoya la labor y el trabajo bien hecho de muchas personas.

Los más de 300 catadores que participaron en la última edición, celebrada en Valladolid el pasado mayo, respaldaron con sus valoraciones el auge de una tradición que nos viene de antiguo. Obtuvieron la Gran Medalla de Oro, el máximo galardón,  Yllera Verdejo Vendimia Nocturna 2016 (Rueda), Alfredo Santamaría 2013 y Lezcano – Lacalle 2012  (Cigales), Arzuaga Reserva Especial 2011 y Cardela 2014 (Ribera de Duero), premios a los que debemos sumar en la Denominación de Origen Rueda 13 medallas de oro y 16 de plata, en Cigales 8 medallas de oro y 3 de medallas de plata; y en Ribera de Duero 31 medallas de oro y 52 de plata.

Vinos de siempre y nuevas apuestas, con variedad para todo tipo de paladares que auguran buen futuro al sector vitivinícola de la región y aseguran una experiencia  para los amantes de la enología. Experiencias que no se quedan en el disfrute de una copa de vino, sino que abarcan todo el proceso de la uva y la producción del vino, que harán las delicias de los enamorados del enoturismo. Valladolid fue capital mundial del vino por unos días, pero los viñedos que pueblan su provincia aún tienen mucho que decir.

 

Suscríbete a Pueblos del Vino