Los ‘influencers’ del vino

La descomunal fuerza de Internet puede con todo. La ola que generan las nuevas tecnologías y las herramientas que usamos a diario hacen que nada sea ya como lo recordamos hace un par de décadas atrás, ni siquiera hace unos cuantos años.

La tecnología, claro, también llega hasta el vino, y deja su impronta en todas (o casi) las etapas de elaboración de los caldos. Pero el nuevo escenario tecnológico que nos rodea, en concreto Internet, incide en otros aspectos relacionados con este mundo de manera diferente.

La Red, así, se ha convertido en un terreno en el que aficionados y expertos que comparten su pasión vinícola publican críticas, impresiones y noticias acerca de un campo tan extenso y apasionante como este. Cientos de blogs conviven en la web y se han convertido en una fuente de información de primer orden para todos aquellos que quieren saber todo sobre los vinos, sobre las denominaciones de origen de una determinada región, sobre las variedades de uva que dominan en un cierto momento, sobre las principales bodegas y sus caldos de referencia…

Muchas de estas últimas, conscientes del poder que estos nuevos prescriptores pueden tener en los internautas, organizan ya encuentros con blogueros a los que muestran la trastienda, muchas veces oculta, de la elaboración del vino y les organizan catas específicas con las que pueden conocer mejor el fruto de su esfuerzo diario.

Otras veces son viajes con un trasfondo turístico, pero ligado a la presencia del vino en un territorio muy concreto, los que dan como resultado experiencias como la que en un grupo de aficionados a Instagram vivió en la provincia de Valladolid hace unos meses bajo el título #pueblosdelvino.

Si nombres como Parker siguen teniendo un indudable prestigio y son una referencia a la hora de situar vinos y valorarlos como se merecen, lo cierto es que también en este campo Internet ha democratizado las posibilidades para que las opiniones de un bloguero sena tenidas en cuenta por un buen puñado de seguidores. La tarea para el aficionado, claro, será encontrar la voz que encaje mejor con sus propios gustos.

Etiquetas:, ,

Suscríbete a Pueblos del Vino