Mil maneras de comer lechazo

Si preguntáramos al azar a alguien ajeno a nuestra provincia qué le apetecería beber en su viaje a la provincia de Valladolid, sería casi seguro que una de las primeras respuestas que aparecería en su boca sería ‘vino’. Si después de nuestro cuestionario le llevara a sus preferencias a la hora de comer, serían pocos los que no mencionaran el lechazo, incluso aquellos despistados que, recién llegados a tierras castellanas, pretenden probar un poco de nuestro apetitoso «cordero».

Y es que escasas parejas gastronómicas pueden presumir de combinar tan bien como lo hacen los caldos de las denominaciones de origen de Valladolid con la deliciosa carne de lechazo que se ofrece en la provincia. El lechazo de Castilla y León, que cuenta con el sello de garantía que ofrece la Indicación Geográfica Protegida, es una de las joyas de la cocina castellana y vallisoletana, un verdadero placer para los sentidos del que puede disfrutarse en multitud de asadores y mesones de nuestras tierra.

Localidades como Traspinedo huelen a los pinchos de lechazo churro que, atravesados por una barra de acero, son su seña más característica. Y no faltan, a lo largo del año, encuentros a lo largo de nuestra geografía en la que el lechazo es el producto estrella que puede degustarse de mil maneras diferentes.

Las Jornadas del Lechazo de la Ribera del Duero se celebran desde hace tres ediciones y participan locales de Peñafiel, Curiel de Duero, Valbuena o Pesquera de Duero, dentro de una zona en la que para muchos crece la carne más exquisita de la región.  Grandes centros de producción vinícola se reúnen en puntos de encuentro claves para comer cordero lechal en su forma más tradicional.

Otro punto de interés de la región se vertebra en torno al municipio de Medina del Campo. Regado con unas generosas cantidades de Rueda, desde hace cuatro años acoge en torno al mes de marzo la celebración de sus particulares Jornadas del Lechazo, en las que distintos centros locales como la Taberna Mohino o el Restaurante de San Roque se unen con el Mesón del Tío Macario de Pozáldez para ofrecer el llamado Menú de Las Jornadas.

También en la capital de la provincia, coincidiendo con las fiestas patronales de San Pedro Regaladovarios establecimientos sirven tapas y menús elaborados con lechazo en unas jornadas que se van asentando con el paso del tiempo.

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Suscríbete a Pueblos del Vino