Rueda, verdejo y mucho más

En pleno corazón de Castilla y León, en una zona que se extiende a lo largo y ancho de la margen izquierda del río Duero y circunscrita a la Denominación de Origen Rueda, encontramos la Ruta del Vino de Rueda. Focalizada en la provincia de Valladolid, colinda con Ávila y Segovia y abarca trece municipios donde se puede encontrar una amplia muestra de la riqueza turística, histórica y gastronómica de una de las regiones vitivinícolas por excelencia de nuestra tierra.

La historia de la denominación que da nombre a esta ruta arranca en el año 1980, cuando se convierte en la primera de la comunidad. En estas tres décadas largas le ha dado tiempo a convertirse en una de las más representativas no solo de Valladolid y de Castilla y León, sino de todo el país.

Desde esta fecha, los vinos blancos de Rueda han obtenido una enorme fama internacional. Siguiendo con la tradición de la tierra, se han elaborado vinos jóvenes, diferenciados por su peculiar color amarillo verdoso y sus aromas y paladar fresco y afrutado. En los últimos años, además, algunas bodegas han apostado por la innovación, la fermentación en barrica y los vinos espumosos.

El verdejo es la variedad más autóctona de la D.O Rueda, pero desde hace unos años podemos encontrar vinos blancos elaborados con otras variedades como el sauvignon blanc, viura o palomino fino y, desde el año 2008, variedades que permiten elaborar vinos tintos y rosados.

En el camino que nos propone esta ruta nos encontramos con establecimientos gastronómicos para reponer fuerzas y, claro, bodegas para conocer en primera persona el proceso de elaboración de una de nuestras señas de identidad. Bodegas tradicionales caracterizadas por sus galerías subterráneas, que se mantienen intactas desde la Edad Media, o bodegas modernas en primera línea de innovación y desarrollo que ofrecen un recorrido por la cultura del vino desde la antigüedad hasta nuestros días.

Los hoteles y restaurantes que forman parte de la ruta ofrecen a todos aquellos que atraviesan la ruta motivos fundados para hacer un saludable alto en el camino, relajarse con un tratamiento de vinoterapia o endulzarse la estancia con los postres de sus obradores.

Castillo de la Mota I

Castillo de la Mota, en Medina del Campo

La ruta destaca también por el patrimonio histórico que poseen las localidades que atraviesa y que salpican multitud de bienes inmuebles denominados de Interés Turístico. Acercarse al Castillo de la Mota, en Medina del Campo, o perderse por las calles del Olmedo que Lope de Vega retrató en una de sus más célebres obras son solo algunas de las posibilidades que ofrece un circuito en el que Tordesillas, Serrada o Nava del Rey son solo algunos de los puntos imprescindibles de las docenas de municipios que forman parte de la D. O. Rueda.

Todos los atractivos que se encuentran a su paso han sido determinantes para que la ruta haya conseguido alzarse con el título de la mejor del año 2014 tras imponerse a más de 340 propuestas.

Etiquetas:, ,

Suscríbete a Pueblos del Vino