Saboreando la provincia de Valladolid

Un museo, si nos atenemos a la definición de la RAE, es una institución que guarda colecciones de objetos y elementos de todo tipo que ilustran las actividades del hombre o culturalmente importantes para el desarrollo de los conocimientos humanos.

Varios museos en Valladolid se encargan de proteger y difundir el patrimonio gastronómico de la provincia, uno de sus principales activos y un reclamo para los visitantes que se dejan caer por esta tierra. El vino, puede que su producto más reconocible, cuenta en Peñafiel con un gran museo ubicado en el castillo que se dedica a su promoción.

Otro de los productos representativos de la gastronomía vallisoletana es el pan, cuyo Museo del Pan  ubicado en Mayorga. La harina, fundamental para elaborar el pan, encuentra en Medina de Rioseco, en concreto junto a la dársena del Canal de Castilla, un espacio propio. Ahí es donde se encuentra la antigua fábrica de harinas de San Antonio, conservada en perfecto estado y abierta a quien quiera conocer por dentro cómo era en sus días de frenética actividad. Días de Revolución Industrial a orillas del Duero en los que esta harinera aprovechaba la fuerza del Canal para molturar el grano. Más de un siglo después todavía se conservan en perfecto estado sus instalaciones, la turbina o los molinos que hacían posible la elaboración de harina.
El Museo del Queso de Villalón es otro de estos lugares en los que la tradición de una actividad, en este caso la elaboración de quesos en esta localidad desde hace siglos, encuentra un espacio en el que mantenerse viva y llegar a un público amplio. Saborear este producto con los cinco sentidos, abordar de una manera global el regalo que obtenemos de la leche recién ordeñada de las ovejas. En la web de este museo podemos ver el recorrido que nos proponen para disfrutar como nunca de un queso con identidad propia.

En la zona este de la provincia de Valladolid, es posible visitar el Museo de la Harina y la Miel , en Olmos de Peñafiel, ubicado en un viejo molino en el que los visitantes conocerán la manera en la que se transportaba el trigo y se trabajaba hasta convertirlo en harina en la aceña. En este mismo centro también nos podemos acercar al comportamiento de las abejas, la forma en la que se agrupan dentro de la colmena y el proceso que llevan a cabo para elaborar un producto tan fascinante como la miel.

Tradiciones centenarias muy ligadas a nuestra tierra, como la matanza, tienen reflejo también en un centro de interpretación localizado en Palazuelo de Vedija. Un punto obligado para conocer las herramientas, los procesos y los productos que se relacionan con un rito enraizado en la Tierra de Campos en la que está enclavado este centro.

Un recorrido por la provincia, permitirá descubrir varios centros museísticos que dan visibilidad a los productos que hacen de Valladolid un destacado centro gastronómico.

Etiquetas:, , , , , , , ,

Suscríbete a Pueblos del Vino