Publicaciones etiquetadas ‘Ruta de la Ribera del Duero’

Ribera del Duero, más que vino

Viajemos en el tiempo. Concretamente uno dos mil años atrás, cuando los fenicios y, posteriormente los romanos, introdujeron en la Península Ibérica las técnicas más avanzadas de cultivo y producción de vino. Nadie, y mucho menos ellos, podrían haber imaginado que sus caldos se iban a convertir en unos de los mejores del mundo.

Por aquel entonces, los dueños de estas villas romanas, decoradas con mosaicos dedicadas al dios Baco, a lo más que aspiraban eran a que sus vinos fueran del agrado del emperador, Teodosio el Grande.

Situada en la meseta norte, en la confluencia de cuatro provincias de Castilla y León, Burgos, Soria, Segovia y Valladolid, la D.O. Ribera del Duero se extiende a ambas márgenes del principal río de la comunidad.

Una franja vitícola de 115 kilómetros de largo y 35 de ancho que se caracteriza por un relieve poco abrupto donde se asientan los viñedos. La convergencia de suelos de buena textura, poco calizos y bajos en materia orgánica permite que la uva que se cultiva en esta región sea de una gran calidad.

Los caldos de la D.O. Ribera del Duero son fundamentalmente tintos, aunque también podemos encontrar grandes rosados. Estos últimos, de atractivo color y moderada graduación alcohólica se elaboran con, por lo menos, un cincuenta por ciento de las variedades tintas autorizadas y fermentan en ausencia del hollejo.

Por su parte, los tintos (joven, crianza, reserva y gran reserva) son elaborados con la de uva más característica del país, uva Tempranillo o “tinta del país”. Estos vinos deberán elaborarse, como mínimo, con un setenta y cinco por ciento de esta variedad.

Los vinos de la Ribera del Duero alcanzaron su máximo reconocimiento a partir de 1975, año en el que se comenzó a hablar del potencial que tenían los vinos de esta zona. En 1979 obtuvieron el reconocimiento provisional de la Denominación de Origen Ribera del Duero, que se constituyó definitivamente en 1982.

Alrededor de 200 bodegas y más de 270 empresas forman parte de una denominación que fomenta el enoturismo de la zona y ofrece al visitante, además de la visita a las propias bodegas, un increíble número de actividades relacionadas.

Aprender a catar vinos, sesiones de vinoterapia y spa, disfrutar de la ruta de los castillos, y todo en medio de paisajes inolvidables, son algunas de las propuestas que ofrece la Ruta del Vino Ribera del Duero para hacer más completo el viaje a través de una zona que siente el vino como muy pocas otras. Un territorio repleto de sensaciones donde mayores y pequeños podrán disfrutar de una experiencia única.

Leer más

Denominación de Origen Ribera del Duero

Uvas1

Desde Quintanilla de Onésimo, en Valladolid, hasta San Esteban de Gormaz en Soria, pasando por Peñafiel, Roa y Aranda de Duero, La D.O de Ribera del Duero abarca más de 100 municipios, más de 100 kilómetros y cuatro provincias: Valladolid, Burgos, Segovia y Soria. El clima de la meseta norte seco y extremo,  la altitud y una tradición milenaria son las claves de estos vinos tintos junto con las nuevas técnicas de elaboración y la gran inversión de bodegueros de pura cepa y la uva tinta del país.

Esta guía de enoturimo de la Ribera del Duero incluye todas las bodegas de una denominación con más de 30 años a sus espaldas y nombrada la mejor región vitivinícola del mundo en 2012. Si te gusta el vino, no te pierdas esta ruta con algunas de las mejores marcas de nuestro país. Pero no sólo es cuestión de que te guste el enoturismo, sino también de que lo hagan la cultura y el patrimonio que este año se reflejan con obras maestras, de mayo a diciembre, en las Edades del Hombre, en Aranda de Duero.

Leer más

Suscríbete a Pueblos del Vino